Juan Zabaleta reconoció que “hay mucha angustia y bronca en las calles” y señaló las dos preocupaciones de la sociedad

El ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, describió de manera municiosas y realista la actualidad que enfrenta el gobierno de Alberto Fernández, y reconoció que en las calles “hay mucha angustia y bronca” debido a la situación económica que se vive tras el impacto demoledor que tuvo en la Argentina la pandemia, al tiempo que vinculó la derrota electoral a dos principales problemas que golpean a la sociedad: la inflación y la inseguridad.

El dirigente y ex intendente de Hurlingham defendió las principales políticas que puso en marcha la administración después de las PASO, entre las que se destacan la recomposición de los ingresos de los sectores más postergados, la conversión de los planes sociales en empleo en blanco y genuino, las negociaciones con el FMI y la puesta en marcha de una medida para frenar la escalada de los precios de los alimentos. “Nosotros venimos de un desastre económico, pero ahora el objetivo es mirar para adelante y le debemos contar a la gente hacia donde los vamos a llevar”, aseguró.

El funcionario y uno de los referentes del peronismo de la provincia de Buenos Aires en el gabinete nacional advirtió en una extensa entrevista con el periodista Luis Novaresio, en el canal A24, que “no hay que enojarse con cómo la gente vota” y puntualizó cuáles fueron los motivos que estuvieron detrás del resultado negativo que recibió el Frente de Todos en las primarias del mes pasado. Al ser consultado sobre por qué temas que mayor malestar genera en la gente, Zabaleta no dudó: “Por los aumento de precios y por la inseguridad”.

“Es la primera vez que el peronismo gobierna en una coalición y tiene que funcionar porque estamos obligados a dar respuesta y en cumplir las expectativas con las que nos eligió la sociedad, que hoy está en gran parte enojada, pero hay que seguir gobernando”, resalt{ó el funcionario.

Alberto Fernández Zabaleta Raverta
Lunes en Casa Rosada. Zabaleta junto al presidente Alberto Fernández y la titular de la ANSES, Fernanda Raverta.

Sobre su experiencia territorial y el termómetro que se percibe en las calles, Zabaleta reconoció que “hay mucha calentura, hay mucha angustia, hay bronca” y recordó que “se vivió una pandemia, la plata no alcanza, se perdió trabajo, los chicos estuvieron durante 16 meses en la casa, donde no todos tuvieron una tablet con un sistema de internet. Pero estoy convencido que de este lado está la salida y no mirando para atrás”.

“Yo no reniego ni me enojo por cómo vota la gente, pensamos que con la vacuna alcanzaba”, pero reconoció que, “cuando la abuela y el abuelo se iba feliz después de recibir la vacuna, cruzaba a la carnicería o a la verdulería y se enojaba, cuando iba al mercadito se enojaba porque los precios aumentaron”.

Por otro lado, descartó que se haya “abusado” de los planes sociales y subsidios directos, debido a que “tenemos un 40,6% de pobres en Argentina”. De todos modos, no dudó en cuestionar la modalidad de protesta que ponen en marcha las organizaciones sociales, con piquetes que impiden circular. “Cortar una calle no está bien. Tenemos que convencer que hay una mesa de trabajo, soluciones, un gobierno decidido a invertir en programas y generación de empleo”.

Zabaleta angustia
Juan Zabaleta entrevistado por Luis Novaresio

Sobre la fiesta de cumpleaños de Fabiola Yañez en Olivos, Zabaleta consideró que “la foto golpeó” y que “fue un error” y reveló que se dio cuenta del impacto negativo que tuvo en la gente por una conversación que tuvo con uno de sus hijos y de sus amigos. “Tengo 54 años y milito desde los 14, hemos perdido y ganado elecciones ejecutivas y legislativas, y no es un drama, el desafío es gobernar la Argentina hasta el 2023, con los problemas que tenemos. Siendo parte del peronismo, que tienen verticalidad, (los que no entienden) lo van a tener que entender. Tengo mucha esperanza en la Argentina que viene”, resaltó.

“Tengo mucha esperanza en recuperar el diálogo post elecciones que hay que hacerlo, los argentinos se merecen tener sobre la mesa 5 o 6 políticas de Estado: la educación, la salud, la pobreza, la seguridad, como intendentes nosotros lo hemos hecho. Hurlingham limita con dos distritos de Juntos por el Cambio, la pandemia no me pone límites con otros distritos, me parece que es lo que hay que hacer, ir al diálogo”, resaltó.

La inflación

“Es urgente una herramienta que permita controlar los precios porque lo que se ve es que desde el 1° al 10 de octubre ha habido un desfasaje en los precios y me parece que es momento, en el marco del diálogo, de ir a un camino de congelamiento como primera medida”, defendió el ministro consultado por la medidas anunciadas por el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, que saldrá por Boletín Oficial ante la falta de acuerdo con las cámaras empresariales.

En ese sentido advirtió que “hay algunos empresarios que no terminan de entender lo que le pasa a Argentina. Nosotros sostuvimos muchas herramientas, como el ATP, para sostener el empleo privado y a muchos los beneficiamos y es momento de entender que necesitamos cuidar el bolsillo de los argentinos”.

Consultado por Novaresio sobre quién gobierna en el país, aclaró: “El Presidente es el que ejerce el poder, hay una nueva etapa. A mí me mueve todos los días pensar en la gente, en mis vecinos de Hurlingham y ahora en los argentinos, sobre qué decisiones tengo que tomar como ministro. Esto es lo que hay que hacer todos los días. Estoy convencido que esta nueva etapa arranca con un Gabinete con mucha política y experiencia”.

Sobre las próximas elecciones generales del 14 de noviembre, el ministro auspició que el oficialismo hará “una buena elección. Tenemos que seguir gobernando la Argentina, quiero presentar a la sociedad que cada día va a haber más empleo genuino, cada vez menos merenderos, menos inversión de fondos en políticas alimentarias para que los pibes y las pibes puedan volver a comer en sus casas, porque sus papás recuperan el trabajo”.

Antes las declaraciones de Hebe de Bonafini, quien pidió que no se pague la deuda con el FMI, aclaró que “el Gobierno no está corrido por izquierda. Son opiniones, no siento que nadie esté corrido por izquierda ni por derecha. Estamos todos los días construyendo, ladrillo por ladrillo, el frente de todos”. De todos modos, aclaró que si bien “hay un debate sobre el acuerdo o no con el FMI: Argentina no puede entrar en default, no va a entrar en default, no podemos ir para atrás, por supuesto que no podemos hacer un acuerdo con el Fondo sobre la mochila de un jubilado o una jubilada o una docente o trabajador, pero tenemos que ir a un acuerdo con el FMI”.

“En algún momento se plantea si es este año o el año que viene, pero Argentina no puede retroceder, no puede ir de nuevo a un default. “Esta es mi opinión y trato de que sea escuchada”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO

Sin acuerdo: el congelamiento de precios para 1.432 productos saldrá por una resolución de Comercio Interior

Juan Zabaleta, un intendente peronista y cercano a Alberto Fernández que buscará darle un nuevo perfil al Ministerio de Desarrollo Social

Con los planes sociales como eje, Juan Zabaleta se reunió con Axel Kicillof y Andrés Larroque

#FOLLOW US ON INSTAGRAM