El cambio climático está provocando el calor extremo y las inundaciones de 2022

FOTO DE ARCHIVO: Una niña lleva a su hermano mientras vadea una carretera inundada tras las fuertes lluvias, en las afueras de Agartala, India, 18 de junio de 2022. REUTERS/Jayanta Dey/File Photo
FOTO DE ARCHIVO: Una niña lleva a su hermano mientras vadea una carretera inundada tras las fuertes lluvias, en las afueras de Agartala, India, 18 de junio de 2022. REUTERS/Jayanta Dey/File Photo (JAYANTA DEY/)

Por Gloria Dickie

LONDRES, 28 jun (Reuters) – Los fenómenos meteorológicos extremos -desde olas de calor abrasadoras hasta aguaceros inusualmente intensos- han provocado este año trastornos generalizados en todo el mundo, con miles de muertos y millones de desplazados.

En los últimos tres meses, las lluvias monzónicas desataron inundaciones desastrosas en Bangladés, y las olas de calor brutales abrasaron partes del sur de Asia y Europa. Mientras tanto, la prolongada sequía ha dejado a millones de personas al borde de la hambruna en África oriental.

Gran parte de esto, según los científicos, es lo que se espera del cambio climático.

El martes, un equipo de científicos del clima publicó un estudio en la revista Environmental Research: Climate. Los investigadores analizaron el papel que ha desempeñado el cambio climático en los distintos fenómenos meteorológicos de las dos últimas décadas.

Los resultados confirman las advertencias sobre cómo el calentamiento global cambiará nuestro mundo, y también dejan claro qué información falta.

En el caso de las olas de calor y las precipitaciones extremas, «hemos comprobado que comprendemos mucho mejor cómo está cambiando la intensidad de estos fenómenos debido al cambio climático», afirma Luke Harrington, coautor del estudio y científico del clima de la Universidad Victoria de Wellington.

Sin embargo, se entiende menos cómo influye el cambio climático en los incendios forestales y la sequía.

Para su estudio, los científicos se basaron en cientos de estudios de «atribución», es decir, investigaciones que pretenden calcular cómo afectó el cambio climático a un fenómeno extremo mediante simulaciones por ordenador y observaciones meteorológicas.

También hay grandes lagunas de datos en muchos países de ingresos bajos y medios, lo que dificulta la comprensión de lo que está ocurriendo en esas regiones, dijo la coautora Friederike Otto, una de las climatólogas que dirige la colaboración internacional de investigación World Weather Attribution (WWA).

OLAS DE CALOR

En el caso de las olas de calor, es muy probable que el cambio climático empeore la situación.

«Casi todas las olas de calor del mundo se han hecho más intensas y más probables debido al cambio climático», afirma Ben Clarke, coautor del estudio y científico medioambiental de la Universidad de Oxford.

En general, una ola de calor que antes tenía una probabilidad de 1 entre 10 es ahora casi tres veces más probable -y alcanza temperaturas máximas de alrededor de 1 grado Celsius más altas- de lo que habría sido sin el cambio climático.

Según la WWA, la ola de calor de abril, en la que el mercurio superó los 50ºC en la India y Pakistán, fue 30 veces más probable debido al cambio climático.

Las olas de calor que se produjeron en junio en todo el hemisferio norte -desde Europa hasta Estados Unidos- ponen de manifiesto «exactamente lo que muestra nuestro documento de revisión (…) la frecuencia de las olas de calor ha aumentado mucho», dijo Otto.

LLUVIAS E INUNDACIONES

La semana pasada, China sufrió grandes inundaciones a causa de las fuertes lluvias. Al mismo tiempo, Bangladés sufrió un diluvio que provocó inundaciones.

En general, los episodios de fuertes lluvias son cada vez más frecuentes y más intensos. Esto se debe a que el aire más cálido retiene más humedad, por lo que las nubes de tormenta son más «pesadas» antes de acabar rompiendo.

Sin embargo, el impacto varía según la región, ya que algunas zonas no reciben suficiente lluvia, según el estudio.

SEQUÍA

A los científicos les resulta más difícil averiguar cómo afecta el cambio climático a la sequía.

Algunas regiones han sufrido una sequía continua. Las temperaturas más cálidas en el oeste de Estados Unidos, por ejemplo, están derritiendo el manto de nieve más rápidamente e impulsando la evaporación, según el estudio.

Y aunque las sequías del este de África aún no se han relacionado directamente con el cambio climático, los científicos afirman que la disminución de la temporada de lluvias de primavera está vinculada a las aguas más cálidas del océano Índico. Esto hace que las lluvias caigan rápidamente sobre el océano antes de llegar al Cuerno de África.

INCENDIOS FORESTALES

Las olas de calor y las condiciones de sequía también están empeorando los incendios forestales, sobre todo los megaincendios, es decir, los que queman más de 100.000 acres.

El fuego arrasó el estado de Nuevo México en abril, después de que una quema controlada en «condiciones mucho más secas de lo reconocido» se saliera de control, según el Servicio Forestal de Estados Unidos. Los incendios quemaron 341.000 acres.

CICLONES TROPICALES

A escala mundial, la frecuencia de las tormentas no ha aumentado. Sin embargo, los ciclones son ahora más comunes en el Pacífico central y el Atlántico Norte, y menos en la Bahía de Bengala, el Pacífico Norte occidental y el Océano Índico meridional, según el estudio.

También hay indicios de que las tormentas tropicales son cada vez más intensas e incluso se estancan en tierra, donde pueden descargar más lluvia en una misma zona.

Así pues, aunque el cambio climático no haya aumentado la probabilidad de que se forme el ciclón Batsirai en febrero, probablemente lo haya hecho más intenso, capaz de destruir más de 120.000 hogares cuando golpeó Madagascar.

(Reporte de Gloria Dickie; edición de Katy Daigle y Lisa Shumaker; traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)

#FOLLOW US ON INSTAGRAM